Archive for 19 noviembre 2007

Un sacerdote del Opus Dei publica el libro “Por qué ser cristiano”

noviembre 19, 2007

echeverria.jpg

Rafael Echeverría Arruabarrena nació en Irún en 1928, estudió Derecho y se doctoró en Valladolid. Fue profesor de Ciencia Política en esta Universidad y en la de Navarra. Pidió la admisión en el Opus Dei en el año 1948. Fue ordenado sacerdote en 1964. Desde esa fecha hasta el 2005 ha residido en Francia. Actualmente vive en Santander. Acaba de publicar el libro “Por qué soy cristiano”. Ha pasado unos días de estudio y descanso en Asturias y ha presentado el libro en Solavieya. Aprovechamos la ocasión para hacerle algunas preguntas.

¿Estudió en Valladolid la carrera?

Entonces no había Universidad en Bilbao. Existía Deusto, pero había que ir a Valladolid a examinarse al final de carrera para obtener el título oficial. Viví en el Colegio Mayor Santacruz. Formaba parte de una coral compuesta por diez universitarios. Cantábamos en el ámbito universitario.

Parece que fueron años decisivos en su vida…

Ya te puedes imaginar. Además de hacer la carrera y el doctorado y luego fui profesor. Además en esos años pedí la admisión en el Opus Dei al que me he entregado en cuerpo y alma toda mi vida. Recibir aquella vocación fue una gran dicha para mí y ha sido lo que ha dado pleno sentido a toda mi existencia.

¿Estaba ya entonces muy difundido el Opus Dei?

En aquellos tiempos había un solo Centro en Valladolid. Tendría 100 metros cuadrados. Me he quedado muy impresionado al saber que ahora en esa ciudad hay cerca de una treintena de centros y que cientos de personas acuden a medios de formación que proporciona la Obra.

¿Conoció al Fundador del Opus Dei?

Tuve la suerte de estar con él en algunas ocasiones. Era una persona que producía una fuerte impresión. Tenía una personalidad muy acentuada, con gran firmeza de carácter compaginada con un enorme cariño y proximidad con todo el mundo. Era muy humano. Además tenía un profundo sentido espiritual. Trataba a Dios de un modo muy directo –y así nos enseñaba a tratarle-, con gran confianza y familiaridad. Es lógico que la Iglesia lo haya canonizado. Me siento un privilegiado por haber tenido la oportunidad de conocer a un santo.

Tras ordenarse marchó a Francia…

Eran años de expansión de la Obra (hoy también lo siguen siendo). Allí he vivido –sobre todo en París- desde el año 1964 al 2005. No sé si puede ser poco delicado si te digo que me siento muy francés. San Josemaría nos pedía que nos integráramos completamente en los países a los que íbamos, sintiéndonos tan ciudadanos como los nacidos allí.

Y ahora ha recalado en Santander

Cantabria es una tierra que siempre me ha fascinado. Estoy feliz de poder vivir en Santander en estos años, digamos que de “cierta madurez”.

jovenes-solavieya.jpg

Acaba de publicar el libro “Por qué soy cristiano”, ¿a qué se debe?

El libro es un esfuerzo para que quienes se dicen ateos encuentren argumentos que les convenzan de la existencia de Dios; para que los que creen en Dios se reafirmen en esta rica creencia; para que los que aceptan la existencia de Dios sepan y crean que Dios Hijo se hizo hombre para hacer de nosotros hijos de Dios y para que sepamos todos que Jesucristo dejó en la tierra ese trasunto suyo, que es la Iglesia, para conducirnos a Dios.

Pero en los tiempos que corren Dios no parece estar de moda…

No lo veo así. Soy optimista al respecto. En este sentido me gusta citar una frase de Juan Pablo II en su encíclica Fides et ratio: “La sed de verdad está de tal modo enraizada en el corazón del hombre que dejarla de lado pondría la existencia en crisis. En una palabra, basta observar la vida de todos los días para constatar que cada uno de nosotros lleva en sí la obsesión de algunas cuestiones esenciales, y al mismo tiempo guarda en su espíritu el esbozo de sus respuestas”.

Nada más, D. Rafael, muchas gracias

Gracias a vosotros

Anuncios